¿Puede cambiar su placa base sin reinstalar Windows 10?

Al actualizar una computadora, el proceso de preparación siempre debe implicar algo más que preguntar si tiene las piezas adecuadas para establecer la armonía en su sistema para que funcione rápidamente. Aparte del hardware, también debe tomar nota de cómo se comporta su sistema operativo existente en reacción a estos cambios. Durante muchos años, mucha gente se quejó al descubrir que tenían que reinstalar Windows solo para que sus sistemas funcionaran con el nuevo hardware. ¿Qué tal Windows 10? ¿Puedes cambiar la placa base sin reinstalar Windows 10?

Este ya no es siempre el caso

Desde los primeros días de la informática, cuando los clientes a menudo estaban satisfechos con sus sistemas, y lo estuvieron durante varios años, Microsoft ha logrado un progreso inmenso en hacer que su sistema operativo se adapte a las necesidades de varios nichos de consumidores. El crecimiento del mercado de entusiastas ayudó en esto, pero no fue hasta Windows 10 que las cosas se volvieron realmente más fáciles.

Cambio de placa base en la PC 1

En su mayor parte, si planea cambiar las placas base para un sistema que ejecuta Windows 10, generalmente no tiene que hacer nada. El sistema operativo simplemente se dará cuenta de que la computadora lo necesita para hablar otro idioma y traquetea alegremente, haciendo amistad de inmediato con el nuevo hardware.

A menudo encontrará que en lugar de iniciar directamente en el escritorio, el sistema operativo interrumpe el proceso de inicio con una pantalla que dice “Configuración de dispositivos”. Se trata de que Windows recopile información sobre su nuevo hardware y se ajuste a los controladores adecuados.

¿Qué pasa si obtiene un error?

En algunos casos, la instalación no se realiza tan bien como se describe anteriormente, y Windows le arrojará un error. Por lo general, este es un problema de activación en el que su sistema operativo intenta confirmar que está transfiriendo la licencia a una nueva computadora en lugar de agregarla a otra. Algunas licencias limitan la cantidad de PC en las que puede instalar Windows, lo que complica las transferencias de licencias individuales.

Dado que cada licencia de Windows está vinculada a su placa base, a veces puede confundirla transfiriéndola a otra.

La forma más sencilla de deshacerse de este error es a través del solucionador de problemas de activación de Windows. Para acceder a esto, vaya a la configuración desde su menú Inicio y haga clic en “Actualización y seguridad”, luego haga clic en “Activación” en el lado izquierdo de la ventana. Llegará a una pantalla que muestra si su Windows está activado o no y el error que arrojó.

Una vez que haga clic en “Solucionar problemas”, se le dirigirá al solucionador de problemas.

Reinstalar la activación de Windows

En algún momento del proceso, el solucionador de problemas le dirá que Windows no se puede activar en este momento. Puede ignorar eso con seguridad y simplemente hacer clic en “Cambié el hardware en este dispositivo recientemente”.

Reinstalar el solucionador de problemas de Windows

Se le llevará a una pantalla para iniciar sesión en su cuenta de Microsoft. Una vez que haya iniciado sesión, puede asociar su computadora actual a la licencia de Windows que está tratando de usar y luego activarla. Cuando hayas terminado con eso, ¡tu sistema debería estar listo!

Si aún encuentra errores, es posible que deba comunicarse con Microsoft. Es posible que ya haya activado la licencia suficientes veces para que haya activado un límite arbitrario y ya no le permitirá usar Windows con esa licencia en particular a menos que hable con un representante.

¿Qué pasa con otros errores?

Si Windows tiene problemas para ejecutarse en su nuevo sistema y el problema no está relacionado con la activación de la licencia, es posible que haya ocurrido un problema en el proceso de instalación que provocó un conflicto de controladores. Para Windows 10, esto es algo raro y tendrá que resolverlo iniciando en una unidad de recuperación. Utilice las herramientas de diagnóstico y resolución de problemas que contiene para tratar de encontrar una solución al problema.

Reinstalar Windows Progress

Dentro de medios de instalación, debe encontrar opciones avanzadas que le permitan utilizar un solucionador de problemas que le dé acceso a la reparación automática. Esto debería ayudar a solucionar el problema. Alternativamente, si son problemas de controladores los que causan los errores, puede iniciar en modo seguro y deshabilitar esos controladores.

Esto no es infalible. aunque. Si no tiene suerte, lo mejor que puede hacer es hacer que su computadora vuelva a funcionar. Desafortunadamente, será para hacer una reinstalación limpia de Windows.

Para concluir

En la mayoría de los casos, es posible cambiar la placa base sin reinstalar Windows 10, pero eso no significa que funcionará bien. Para evitar conflictos en el hardware, siempre se recomienda instalar una copia limpia de Windows en su computadora después de cambiar a una nueva placa base. La capacidad de Windows para adaptarse al nuevo hardware está ahí para comodidad del consumidor, pero no siempre puede garantizar una transición limpia.

Con esto en mente, siempre debe hacer una copia de seguridad de sus datos importantes, tener copias de sus aplicaciones más importantes a mano y asegurarse de tener los medios de instalación de Windows 10 listos en caso de que ocurra algo.

Para tener la mayor probabilidad de éxito, desinstale los controladores de los dispositivos principales en el sistema anterior antes de mover Windows al nuevo hardware. Esto incluye su tarjeta gráfica y su chipset.

Si tiene algún otro consejo o pregunta, ¡asegúrese de dejarlo en un comentario!

¿Es útil este artículo?

¡Compártelo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *