Cómo administrar enlaces simbólicos en Linux

Los enlaces simbólicos son archivos que se vinculan directamente a otros archivos. En los sistemas Linux, los enlaces simbólicos sirven como atajos.

El término “enlace simbólico” es un acrónimo de “simbólico” y “enlace”, que destaca la utilidad de estos archivos como referencias simbólicas a otras cosas.

Los llamados enlaces “duros” funcionan más como copias de los archivos a los que hacen referencia que como enlaces literales. Los enlaces “suaves” o simbólicos simplemente apuntan a sus objetivos. Eliminar estos enlaces no afecta a los archivos a los que apuntan, y se pueden crear tantos enlaces simbólicos como sean necesarios para su comodidad. Esto los hace ideales para señalar archivos en sistemas de archivos y particiones por igual.

Cambiar la estructura subyacente de un sistema de archivos para que una sola aplicación se ejecute de manera más eficiente sería una tarea seria. En cambio, los enlaces simbólicos se utilizan a menudo para simplificar las cosas y crear jerarquías de archivos artificiales para que los programas hagan referencia sin afectar las ubicaciones de los archivos originales.

El uso de enlaces simbólicos facilita la adaptación de diferentes programas, pero también complica el análisis del sistema de archivos.

Cuando los enlaces simbólicos funcionan correctamente, deletrean una ruta clara a un archivo que realmente existe. Sin embargo, los enlaces simbólicos fallidos apuntan a archivos que no existen o que se han eliminado. Estos enlaces simbólicos crean confusión tanto para los usuarios humanos como para los programas que dependen de su precisión.

Si los archivos a los que se dirigen los enlaces simbólicos se intercambian, el enlace en sí continúa apuntando al nuevo archivo, sin tener en cuenta su contenido por completo. Esta funcionalidad de fe ciega hace posible el encadenamiento de enlaces y los enlaces relativos.

El encadenamiento de enlaces, en particular, puede conducir a enlaces cíclicos (bucles de enlace de longitud infinita) si un enlace hace referencia a un segundo enlace que, a su vez, apunta al primero.

Estos enigmas no son necesariamente provocados por la intervención humana únicamente; Los estándares de montaje de dispositivos óptimos y ciertos procesos automatizados pueden contribuir a crear lo que se denominan “enlaces muertos” en abundancia desafortunada. Aquí es precisamente donde las técnicas de gestión resultan útiles.

En los sistemas Linux hay una variedad de utilidades disponibles para manejar enlaces simbólicos. Una inclusión predeterminada en coreutils es ln, lo que facilita la creación de dichos enlaces desde el terminal.

Sin embargo, para gestionar completamente los enlaces simbólicos, deberá poder encontrarlos y analizarlos rápidamente. Una opción de línea de comandos simple que vale la pena considerar para este propósito se llama acertadamente symlinks.

Aunque algunas distribuciones de Linux como Fedora vienen con esta herramienta instalada de forma predeterminada, otras, como Ubuntu, no. Para instalar “Symlinks” en Ubuntu, simplemente abra una ventana de terminal e ingrese lo siguiente:

Instalación apta de Symlinks

Creación de enlaces simbólicos

Crear enlaces simbólicos desde su terminal es fácil en Linux. Ingrese el código que sigue, cambiando “original-file.txt” por el nombre y la extensión del archivo de su destino elegido, luego cambie “linkname” a lo que quiera que sea.

Symlinks Ln S 2 Hecho

los ln La utilidad es para crear enlaces, y lo hará cuando la ejecute. los -s incluido en el comando anterior hace que el enlace generado sea simbólico.

También se pueden crear vínculos simbólicos relativos agregando un -r al mismo comando de la siguiente manera:

Symlinks Ln Rs 2 Hecho

Los enlaces relativos siguen siendo funcionales independientemente de los cambios en los puntos de montaje.

Encontrar enlaces simbólicos

La utilidad Symlinks mencionada anteriormente nos proporciona una forma sencilla de encontrar enlaces simbólicos en un directorio determinado. El comando para esto es el siguiente: (Cambie “nombre-directorio” por la ruta completa al directorio que desea buscar).

Symlinks V 2 Hecho

Añadiendo un r a este comando le dice a Symlinks que verifique de forma recursiva los archivos dentro del directorio especificado. Esto se parece a lo siguiente:

Symlinks Rv 2 Hecho

Tenga cuidado al utilizar la recursividad si le preocupan los problemas que surjan con los enlaces cíclicos. Los enlaces cíclicos son enlaces que terminan volviendo a sí mismos erróneamente; pueden hacer que la utilidad Symlinks se cuelgue cuando intenta recurrir a su estructura infinita.

La versión no recursiva del comando que se muestra arriba simplemente revelará que cualquier enlace cíclico existente está “colgando” o, en otras palabras, roto. Es el análisis que la herramienta Symlinks es capaz de realizar lo que le permite realmente reparar dichos enlaces rotos.

Arreglando Symlinks

Arreglar enlaces simbólicos en un directorio dado es relativamente sencillo con Symlinks. Aquí está el comando a usar:

Symlinks Cds 2 Hecho

El comando anterior hace varias cosas a la vez. Convierte los enlaces absolutos que encuentra en enlaces relativos, elimina los enlaces colgantes y acorta los enlaces “largos” (enlaces con mucho “../” en sus rutas).

Si no está seguro de los posibles resultados de ejecutar esta operación, puede probar qué -c solo haría sin cambiar nada ejecutando lo siguiente:

Symlinks T 2 Hecho

Con suerte, ahora comprenderá mejor qué son los enlaces simbólicos y cómo puede administrarlos de manera eficiente. Mira el resto de Capacidades de la utilidad Symlinks para ejecutar operaciones más específicas en su sistema de archivos.

¿Es útil este artículo?

Puedes compartirlo con algun conocido(a) que le vaya a resultar de ayuda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *